Puros nicaragüenses, la calidad como mayor compromiso

Joya de Nicaragua con 50 años de trayectoria nos presenta su proceso de elaboración para lograr sus cigarros de excelencia.

Para hacer los mejores puros, se necesita del mejor tabaco, el cual es seleccionado respetando al menos 4 años de añejamiento;  y la mejor gente, 300 pares de talentosas manos participan de la elaboración de estos puros premium, siendo el capital humano un valor predominante para esta marca.

Como todo proceso,  cada estadio es inspeccionado de forma minuciosa para alcanzar los mejores estándares de calidad.

El proceso inicia con la siembra de selectas semillas recubiertas en bandejas llenas de compost. Una vez brotadas las hojas por completo se cortan las mismas de abajo hacia arriba. Luego esas hojas verdes cuidadosamente seleccionadas se amarran y se cuelgan en postes ubicados en las vigas de la casa de curado durante 45 a 60 días. Alcanzado ya su color marrón chocolate son empacadas para llevarlas a la fábrica.

En la fábrica se da comienzo al proceso de fermentación. Es así que se colocan los pilones junto con un poco de humedad añadida (agua), lo que permite que naturalmente los componentes químicos de la hoja a través de la oxidación alcancen en su mayor expresión los sabores y aromas del tabaco.  

Una vez que el proceso de añejamiento ha alcanzado su pico, se quitan a mano la vena central de cada hoja, proceso que se llama despalillar, y luego se envía el tabaco a los boncheros y roleras que en un ambiente luminoso y amigable terminan de darle forma al puro.  Los boncheros se dedican a juntar las hojas de tabaco que van en la parte interna, mientras que las roleras se encargan de poner la última capa de tabaco al puro.

Cada puro se inspecciona y se le hace una prueba de calada, antes de pasar a la siguiente etapa de los escaparates.  Aquí es donde descansan después de los procesos mencionados anteriormente, permitiendo el maridaje de las hojas de tabaco y combinando sus sabores. En joya esta etapa es considerada como una de las más cruciales, y la misma puede durar dependiendo de la fortaleza y la mezcla de tabaco que se quiera alcanzar.

Llega por último el momento del empaque.  Los puros se ordenan de oscuro a claro, y de izquierda a derecha. Se le coloca un anillo a cada uno, se envuelven en un protector de celofán y son colocados en su respectivas cajas, cada una marcada con un sello de origen de la fábrica Joya de Nicaragua, una garantía de su autenticidad nicaragüense.

Gracias Joya por el talento y el compromiso. Has logrado llegar a todos los continentes y hacer historia.

Fotografías -  Página Oficial Joya de Nicaragua.